TOROS EN SEVILLA

El blog taurino de Víctor García-Rayo. La pasión por el hábitat natural del toro de lidia. La fiesta, el amor por el animal más hermoso del mundo. Centrado en Sevilla, una ventana taurina que se abre al mundo.




domingo, 8 de abril de 2018

QUÉ HERMOSO -Y DIFÍCIL- ES VER TOREAR DESPACIO.




Es verdad que la estocada de Curro Díaz ha caído baja. Totalmente cierto. Sí, señor, lo que es un bajonazo, de acuerdo, pero ¿qué hacemos con el reglamento? ¿acaso un presidente se lo debe saltar cuando crea que está en la obligación de "educar" al público? ¿es que saltándose un reglamento es como un palco puede "preservar la categoría de la plaza"? Entonces estamos haciendo algo mal, muy mal. Y es que no debemos admitir que la faena tenía el mérito suficiente ( y eso lo ha visto el público sin necesidad de ser educado) y el broche era incorrecto (y como el público no lo ve pues nos saltamos el reglamento). Hay que hacer algo. O ponemos en el reglamento que el palco podrá incumplirlo si el respetable "no se entera" o lo respetamos tal y como está. Dicho esto, que lo creo firmemente, a estas alturas de la noche Curro Díaz debe ser feliz por lograr momentos de alta intensidad artística con un toro parado y exigente que no regalaba las arrancadas lidiado en quinto lugar. A su primero -aquí Curro no debió dar la vuelta al ruedo- le pegó muletazos de envergadura en una faena de detalles. Molestó el viento y el toro se acabó después de las dos tandas por el pitón izquierdo, peor que el derecho. Ha dado el de Linares dos vueltas al ruedo hoy en la Maestranza, pero lo más importante, más allá del resultado, es esa capacidad suya de torear naturalmente, toreramente, especialmente, personalmente, pausadamente...¿a que sí?

Pepe Moral ha vuelto a dar la cara en el Arenal. Otra vez. Firme con su primero, que no recorría los trazos del engaño, poco pudo hacer ante este ejemplar corto de cuello y de empuje. Al cuarto le pegó unos naturales tan despacio que logró hacernos pensar lo difícil que resulta torear por el pitón izquierdo pulseando hasta el límite. Torear tan despacio es algo milagroso, complicado, casi imposible. Y Moral lo ha hecho. Ha toreado en Sevilla a un ejemplar prácticamente parado, al paso, andando. Es algo tan hermoso de ver, tan difícil de hacer...El sexto, descompuesto y sin querer embestir, no dio opción alguna al torero de Los Palacios.

Bien Román en la cara del toro que le echó mano. Transmitía poco, había salido sin querer atacar a los engaños y anduvo por la plaza midiendo y calculando hasta que logró echarle mano al torero. Dos cornadas para un bravo torero que está arrancando la temporada pasando demasiado tiempo en los quirófanos.

La corrida ha tenido nobleza en general y buena calidad en varios momentos. Acusó escasez de empuje. De haber desarrollado más alegría hubiera sido un encierro muy interesante. Saludaron en banderillas Raúl Martí y "El Sirio" en el tercer toro. Como muestra la foto, se guardó un minuto de silencio en memoria de Ángel Peralta Pineda, enterrado hoy en La Puebla del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario