TOROS EN SEVILLA

El blog taurino de Víctor García-Rayo. La pasión por el hábitat natural del toro de lidia. La fiesta, el amor por el animal más hermoso del mundo. Centrado en Sevilla, una ventana taurina que se abre al mundo.




domingo, 13 de agosto de 2017

"CALERITO", DEBUT Y TRIUNFO GRANDE





El pasado sábado en el coqueto coso pacense de Azuaga, se celebró una novillada con la plaza prácticamente llena en la que debutó con picadores el novillero de Aznalcóllar Juan Pedro García "Calerito". Fueron cinco ejemplares con pesos y hechuras de toros, pero de toros de verdad. Y los jóvenes anduvieron bien con el encierro de Martín Lorca, noble en general y serio de presentación. Abrió festejo el extremeño Luis Manuel Terrón, que venía de torear en Madrid y que estuvo solvente con un primer ejemplar que no terminó de pasar. No le ayudó el novillo pero Terrón anduvo firme y con criterio. Muy centrado también con el quinto, algo más violento en las formas al que pasó con buen son por el pitón izquierdo. Tiró siempre de las embestidas y cortó sólo una oreja por el uso de los aceros, pero fue la suya una tarde notable en Azuaga.
David Bolsico mató un novillo, seguramente el más claro y franco en las embestidas de toda la tarde, un castaño marcado con el número 22. Noble el de Martín Lorca, siempre a más en la muleta de Bolsico que logró tandas de ligazón y enjundia alternadas con otras de más precipitación. Finalmente logró encender la pasión en los tendidos y tenía cortados los máximos trofeos que echó a perder con los aceros. Bolsico sólo mató un novillo.
Debutó con picadores Calerito, que llevaba prácticamente un año sin vestirse de luces. Lo hizo delante de una corrida de toros, que es realmente lo que mataron los novilleros anunciados en Azuaga. Con el capote Juan Pedro García estuvo muy bien en sus dos oponentes, tanto a la verónica como en los quites por chicuelinas, e incluso en la buena colocación durante el festejo, lo que le permitió cortar en dos ocasiones las embestidas de los novillos y quitar apuros a sus compañeros. Debutó con picadores con el novillo número 32, "Querencia" de nombre. Este novillo se paró muy pronto. Se esforzó el torero por colocarse y provocar unas embestidas que no llegaron. Se tiró a matar tan derecho que resultó cogido estrepitosamente. Pudo sufrir una grave lesión de rodilla. "Calerito" se recompuso con gallardía y le arrancó las dos orejas a este ejemplar de Martín Lorca que había brindado a Luis de Pauloba.
Mató además al más grande, el último, un torazo grande, "Pocaluna" de nombre, al que recibió de rodillas con una larga cambiada en el tercio. Se le vino en principio como un tren y Calerito solucionó en los medios. Hubo buenos naturales. Puede ser que el torero sevillano notara el cambio del eral al toro (la novillada fue una corrida) toda vez se quedó descolocado en algunos momentos, pero en general logró cautivar a los tendidos y solucionar con notable alto su papeleta esta tarde. Cortó otra oreja más resultando el claro triunfador del festejo.
Novillada muy seria, bien los novilleros con ella y plaza hermosa que casi se llenó. El encierro dejó estar a los jóvenes que pueden estar satisfechos de una tarde muy positiva.
Se da la curiosa circunstancia de que a la misma hora que debutaba con picadores Calerito en Azuaga, hacía lo mismo otro novillero sevillano, Emilio Molina, que cortó dos orejas a un novillo en su debut con los del castoreño en el coso onubense de Almonaster la Real.
(Foto: torosensevilla.blogspot.com)



No hay comentarios:

Publicar un comentario